ESTIMADOS MAESTROS Y MAESTRAS NORMALISTAS:

En nombre de los niños, niñas, jóvenes y señoritas normalistas reciban un saludo de felicitación en su día y un inmenso agradecimiento por la labor que permanentemente desarrollan en pro de hacer realidad sus proyectos humanos de vida.

Recuerden que “enseñar es una forma de ganarse la vida, pero, sobre todo, es una forma de ganar la vida de los otros, de estimularles en el amor por lo que aprenden. La función de un educador(a) es una de las profesiones más hermosas que existen”.

Feliz día. Que Dios y la virgen de Fátima los acompañe siempre en su misión de educar.

José Coral Asían

Rector