Por: Adriana Albornoz Solarte

En medio de la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el lunes 9 de marzo del presente año, en la Escuela Normal Superior de Pasto se llevó a cabo la creación del Buzón del Afecto, una estrategia pedagógica dirigida a la población estudiantil, con el objetivo de fomentar el diálogo entre los niños, adolescentes y jóvenes, por medio de mensajes que les permitan ponerse en los zapatos del otro y, de esa manera, reflexionar acerca de los sentimientos y vivencias que pueden ser experimentadas por sus pares en el ambiente escolar cotidiano.

El miércoles 4 de marzo, ante la necesidad de contar con espacios emocionalmente saludables, el colectivo del Proyecto de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía, integrado por Gladys Sepúlveda, Andrea Tobar, Erika Santander, Doris Maya, Ana María Martínez, Piedad Vásquez y Adriana Albornoz, orientó un trabajo lúdico en el que los maestros de la institución reflexionaron acerca de la trascendencia del acoso escolar y se permitieron el encuentro amistoso con el propósito de elaborar sus buzones e intercambiar mensajes, no sólo entre quienes son más cercanos, sino ante todo entre aquellos que casi no se conocen. Es así como desde la vivencia personal, los maestros se prepararon para replicar la actividad con sus estudiantes.

Contando con la experiencia y en el contexto del Día Internacional de la Mujer, los directores de grupo de los distintos niveles empezaron la actividad del día 9 de marzo, reflexionando acerca de una historia sobre el acoso escolar y luego orientaron a sus estudiantes para que cada uno elaborara el buzón de un compañero y así, poniéndose en los zapatos del otro, le demostrara su aprecio y respeto. A continuación, cada estudiante debía escribir al menos tres mensajes: uno destinado a la persona con la que más se relaciona; otro, a la persona con la que menos se relaciona; y el último, a la persona que le gustaría conocer.

Posteriormente, se dio paso a la lectura individual de los mensajes y a la reflexión colectiva acerca de esta experiencia de diálogo. Para muchos estudiantes fue grato descubrir que podían recibir mensajes optimistas, llenos de amistad. Otros tantos, se conmovieron hasta el llanto al hacer público su drama personal. Muchos, se mantuvieron silenciosos, tal vez con el nudo en la garganta porque no pueden transformar en palabras lo que transita a través de su mente y su corazón en forma de sentimiento. Para la mayoría, esta actividad les permitió pensar un poco más en las personas con las que conviven diariamente, valorando sus capacidades, comprendiendo sus defectos y tolerando sus diferencias.

Teniendo presente que en el contexto escolar son muchos los niños, adolescentes y jóvenes que experimentan situaciones de acoso y sufren sus consecuencias, silenciando su dolor, destruyendo su autoestima y negándose la oportunidad de ser felices, el colectivo del PESCC ha ideado el Buzón del Afecto como una estrategia propicia para la campaña que busca decir NO al acoso escolar, identificando las conductas de maltrato usadas en la cotidianidad escolar, para reflexionar sobre ellas y así disminuir las conductas sistemáticas que dan forma al acoso.