Principios y Valores Normalistas

Principios

La Escuela Normal Superior de Pasto ofrece una formación integral, con calidad académica y humana; para lo cual se proponen los siguientes principios:

  •  Fundamentar en el Proyecto Educativo Institucional, las intenciones y convicciones de las personas que conforman la comunidad educativa.
  •  Formar educadores, en ámbitos académicos y de convivencia, acordes a las dinámicas sociales actuales.
  •  Fortalecer los valores normalistas para su ejercicio coherente y pertinente en los espacios académicos, culturales, deportivos, sociales y personales.
  •  Reconocer el derecho natural de toda persona a ser educada, orientada y comprendida dentro de la libertad, la justicia, la pluralidad, la solidaridad, la paz y la convivencia.
  •  Asumir la participación, el liderazgo y el orgullo de ser normalista como emblemas de todo estudiante y miembro de la comunidad educativa, para el desarrollo de su responsabilidad personal y social.
  •  Afianzar la identidad nacional al destacar la importancia de nuestra cultura regional.
  •  Promover, en los estudiantes, la capacidad de superación personal.
  •  Atender a estudiantes con necesidades educativas especiales y a población diversa.

Valores

La Escuela Normal Superior de Pasto promueve la defensa de la dignidad de las personas a partir de valores que, desarrollados y perfeccionados, contribuyen a una realización personal y social, para mejorar su calidad de vida. Dichos valores son:

  •  Dignidad: Auto valorarse y auto respetarse al evitar acciones denigrantes que pongan en tela de juicio su formación normalista, en las dimensiones humana y académica.
  •  Honestidad: Vivir en coherencia entre lo que se piensa y lo que se hace, para proyectar e otros una imagen de confianza, sinceridad y credibilidad.
  •  Justicia: Reflexionar críticamente para obrar con respeto a los principios y valores normalistas tratando a todos en igualdad de oportunidades.
  •  Laboriosidad: Disfrutar del trabajo realizado, para fortalecer la creatividad, el esmero, el talento y demás habilidades de la persona.
  •  Libertad: Pensar por sí mismo y poseer la capacidad de elegir y/o proponer acciones que favorezcan la convivencia de la comunidad educativa.
  •  Lealtad: Respetat, cuidar y llevar en alto el nombre de la Escuela Normal en cualquier contexto. Ser grato, respetuoso, responsable y honesto con la Institución, y lo que ella representa para el desarrollo personal y regional.
  •  Paz: Generar ambientes de tranquilidad, reflexión y diálogo para la resolución pacífica de conflictos
  •  Perseverancia: Esfuerzo continuo para conseguir las metas personales que enriquezcan la formación integral y a la vez engrandezca el nombre de nuestra Escuela Normal.
  •  Puntualidad: Cumplir adecuadamente con los horarios establecidos, con la realización de las actividades académicas y demás obligaciones asignadas por sí mismos o por otros.
  •  Tolerancia: Actuar con justicia y objetividad hacia aquellos cuyas opiniones, practicas, condición étnica, religión, nacionalidad, entre otros, difieren de los propios.
  •  Respeto: Valorar a los demás y a uno mismo, aceptando las diferencias para propiciar un ambiente de sana convivencia y tolerancia. Incluye también el respeto por el medio ambiente que sustenta la vida.
  •  Responsabilidad: Cumplir con los deberes asignados en el tiempo establecido de manera satisfactoria, hecho que favorece el desarrollo de la autonomía, la eficacia y la eficiencia personal y grupal.

Principios y Fundamentos

 

La responsabilidad Social

Formamos con un pensamiento universal.

Mantenemos siempre la mirada en el entorno, conscientes de la problemática social y dispuestos sin ambigüedades para intervenirla crítica y positivamente.

Concebimos el servicio educativo como la posibilidad que tiene la institución para responder a las necesidades de formación que tienen las comunidades dentro del ámbito de nuestra influencia.

 

El Mejoramiento Continuo de la Formación

Se define como el conjunto de procesos, estrategias y acciones coherentes con el direccionamiento estratégico y los planes de mejoramiento institucionales.

“Desde el enfoque de la formación basada en competencias, el énfasis no está en los estudiantes, ni tampoco en los docentes, sino en la relación intersistémica de ambos”.

“A diferencia de la docencia tradicional, la pedagogía estratégica implica la construcción, deconstrucción y reconstrucción continua de la práctica pedagógica, a partir de la reflexión que hace el mismo docente sobre su práctica”.

El mejoramiento continuo conduce a la excelencia en la formación, sin exclusiones y solo si se da la participación de toda la comunidad.
 

El Saber ser, el Saber Conocer y el Saber Hacer

El saber ser que se compone esencialmente de instrumentos afectivo-motivacionales: valores, actitudes y normas. Los valores como orientadores en la construcción de metas e ideales, por lo que constituyen el eje fundamental del proyecto ético de vida; las actitudes orientadas por los valores y las normas como reglas de conducta esenciales para vivir en sociedad.

El saber conocer que hace referencia al dominio cognitivo, al conocimiento de datos, hechos, relaciones y principios. “En general al dominio de instrumentos cognitivos para interaccionar con la realidad: nociones, proposiciones, conceptos y categorías” (Zubiría, 1.998)

El saber hacer que es de tipo práctico y está basado en acciones y operaciones y cuyos instrumentos son los procedimientos y las técnicas. Los procedimientos como un conjunto ordenado de pasos para realizar tareas y actividades y las técnicas como acciones específicas mediante las cuales se llevan a cabo los procedimientos y se alcanzan las metas planeadas.

 

El Desarrollo del Constructivismo Social

El constructivismo social como aquel modelo pedagógico basado en el constructivismo, que considera que el conocimiento además de formarse a partir de las relaciones entre el ambiente y el yo, se forma a partir de los propios esquemas de la persona producto de su realidad y su comparación con los esquemas de los demás individuos que lo rodean.

Según lo anterior, la ENSUP busca desarrollar el constructivismo social, entendiendo el conocimiento como un proceso de interacción entre el sujeto y el medio, pero el medio comprendido como algo social y cultural y no solamente físico.

 

La Multidimensionalidad

Partiendo del concepto de que un sistema es un conjunto de elementos relacionados por nexos múltiples en un tejido de variadas dimensiones y que cuando interactúa con su entorno tiene la capacidad de respuesta y puede evolucionar, aprender, autoregularse y por lo tanto autogobernarse y que todos los elementos que lo conforman están organizados en torno a una finalidad común, la ENSUP, adopta la multidimensionalidad como un principio fundamental para entender el acto educativo, en razón de que la educación también es un sistema y como tal, plantea la necesidad de realizar una reflexión profunda sobre el funcionamiento real de sus elementos componente en interacción con el contexto , a lo largo de la planeación, autoevaluación y mejoramiento en todos sus procesos.

La educación, al igual que la sociedad, es además, un conjunto de macroprocesos complejo que hacen de ella una categoría universal de pensamiento dinámico, variado y diverso, pero que a pesar de esto, la pedagogía aparece ausente de la concepción de complejidad, que es inherente al proceso formativo, lo que produce en los actores educativos confusión y caos que afecta su eficacia pedagógica.

Todo lo anterior nos exige asumir el pensamiento complejo como elemento integrador de cuesta filosofía institucional.

 

Convivencia

Convivir significa vivir en compañía de otros, participar con el otro. La Escuela Normal como centro de formación ciudadana, asume la convivencia como principio de su quehacer escolar. Debemos compartir intereses, inquietudes, problemas, soluciones a dichos problemas, expectativas, usos del espacio, servicios y todo aquello que forma parte de la existencia en sociedad. La convivencia también implica respeto, comunicación, diálogo, posibilidad de disentir, debatir y buscar participativamente soluciones a los conflictos presentados.

Institucionalmente asumimos la convivencia como un aprendizaje social (aprender a no agredir, a comunicarse, a interactuar, a decidir en grupo, a cuidar el entorno, a valorar el saber cultural y académico).

 

Participación

Etimológicamente la palabra participar proviene del latín participare, “tomar parte”. La Constitución Política de Colombia ha hecho de la participación, uno de los pilares fundamentales del Estado social de derecho colombiano y se sustenta en un conjunto de valores básicos para la construcción de una democracia participativa y solidaria, según lo expresa el artículo 1°. Desde los espacios de formación educativa, el principio participación es transversal en todos los procesos, concibiendo que participar es aprender a escuchar las razones de los demás, saber ceder y flexibilizar las posturas, y sobre todo, tener presente que es importante compartir proyectos y avanzar hacia la consecución de objetivos compartidos.

 

Disposición al Cambio

El momento actual, indudablemente es una época de grandes transformaciones en diversos aspectos y niveles de la sociedad. El conocimiento se convirtió en factor productivo por excelencia. De tal manera que estamos enfrentados a asumir los retos de la educación del siglo XXI, que es la educación hoy. Ahora, las Instituciones Educativas, están en la obligación de implementar estrategias que se puedan adaptar a los tiempos actuales y cuyo fundamento sea el cambio como única constante real.