Aracelly Ibarra
Docente Escuela Normal Superior de Pasto

“gracias por ser el alimento que nutre nuestro trabajo día a día.
Por contagiarnos de sueños y trasmitir esperanza de un mundo mejor.”

Cada 8 y 9 de junio, en Colombia, se conmemora el día del estudiante caído como una fecha que marcó el proceso estudiantil en el país porque evidenció, de manera contundente, la necesidad de reivindicar los derechos fundamentales de la población colombiana. Sin embargo, la muerte y desolación acompañaban a ese clamor de justicia e igualdad; muchos líderes estudiantiles murieron porque no se callaron ante el hambre y la pobreza extrema que invadían las aulas de clase, las calles y los hogares.

Hoy queremos resaltar el ejercicio estudiantil y el compromiso que tienen nuestros estudiantes por su querido colegio, por su educación, por su Colombia. Sus docentes y directivos reconocen su fortaleza, la capacidad que tienen de reflexionar y proponer para fortalecer los procesos que se generan al interior de la institución y fuera de ella.

Muchos jóvenes han gestado grandes luchas sociales; sus ideas, su energía y esa capacidad para enfrentar su rol, no sólo desde la parte académica sino en un conglomerado de acciones, han reivindicado el papel del estudiante como parte de una comunidad educativa.

Hoy hacemos un sentido reconocimiento a nuestros queridos estudiantes “normalistas”, por toda su entrega y por llevar en alto el nombre de nuestra institución con respeto y sobre todo con la sensibilidad y la humanidad que siempre los ha caracterizado.

QUE VIVAN NUESTROS ESTUDIANTES ORGULLOSAMENTE NORMALISTAS.