Por Maura Arciniegas Moreno

“Un hombre que se calla largamente se convierte en camino, y si guarda silencio su mujer puede volverse viaje”, con este verso el poeta Carlos Castro Saavedra instiga a callarse para escuchar las palabras, aquellas que guardan el legado imprescindible de la historia, de la poesía, de la canción.  En sus versos el poeta Castro Saavedra nos invita a dejar madurar las palabras, para encontrar su almendra, para comprender la esencia de su existencia real.

Lo anterior se pudo demostrar en las diversas intervenciones que se realizaron el pasado viernes 23 de abril durante la celebración del Dia del Idioma, organizado por el área de Lengua Castellana, apoyado por el Equipo Tecnológico y Tu Voz Normalista  de la Escuela Normal Superior de Pasto. Una celebración transmitida por Facebook Live con 3.455 participantes que se unieron para disfrutar este encuentro virtual, y poco a poco, llegamos a 9.295 personas y 7.246 me gusta, comentarios y contenidos compartidos.

Un evento que inició con las voces del Jefe de Área, magister Gerardo Figueroa y con el homenaje que la estudiante Ivania Cabrera le rindió al poeta Castro Saavedra, surgiendo la palabra que evoca, que agradece, mientras los estudiantes asistentes exponían en el chat del Facebook Live, diversas reflexiones sobre la importancia de la lectura y la necesidad de celebrar un día como este; otros compartían infografías, afiches y carteleras con el #DiaDelIdiomaNormalista.

Mientras estamos en esa interacción constante por las redes sociales, los presentadores del evento anuncian a José Alejandro, un niño enamorado de la poesía, una muestra de la aliteración, de la asonancia, de la preciosa acústica que encierran las palabras en su declamación Venganza pandemia; ritmo que armonizó con la danza La Guaneña interpretada por el pequeño Dilan Tulcán y en el otro extremo profesores y estudiantes del bachillerato Rompieron distancias con las palabras.

No podía faltar El renacuajo paseador pero esta vez en la versión pandemia que la niña Allison Santacruz recitó con la vehemencia de quien guarda las palabras para sus mejores momentos, de la misma forma como lo hizo Joseph Adrian Lasso, al interpretar la canción Soledades.

Tengo miedo, dijo Pablo Neruda, y la tarde es gris, tal como se puso el escenario de la Escuela Normal Superior de Pasto, con el suspenso que generó Miguel Mauricio Quintero y Valeria Quintero con su cortometraje Una visita inesperada; sin embargo, buscando caminos y marcando senderos, la cadencia en El Epígrafe de nuestra maestra poetisa María del Carmen Arciniegas, apaciguó el alma y la nutrió en Otros Círculos con su vuelo de palabras tenidas de ensueño.

Las palabras en la voz de nuestros niños es susurro a nuestros oídos, ellos llevan y traen las Memorias contadas de nuevo y con ellas Joseph Lasso nos evocó la palabra de su abuela alrededor de la tulpa contando sus mitos y leyendas.  Desde España se asomaron Las aleluyas a don Quijote, en una propuesta literaria del grado 1.1. Actividad que se complementó con la lectura a varias voces de la obra cumbre de la Lengua Castellana Don Quijote de la Mancha.

Antes de finalizar la programación, Cristian Villavicencio declamó palabras de vida y nos animó a abrir las ventanas cinceladas de esperanza a través de la poesía Mañana será otro día. Ya para terminar, disfrutamos las palabras convertidas en arte en las estampas literarias de los pequeñines de preescolar.

La marcha final se realizó entonando nuestro himno institucional que nos hizo sentir ¡ORGULLOSAMENTE NORMALISTAS ¡