Una fecha tan especial en el mundo entero como es el día de la mujer, no puede pasar desapercibida en la Escuela Normal Superior de Pasto, por ello, esta institución quiere rendir un sentido homenaje a todas las mujeres  que conforman la comunidad educativa, quienes con su presencia se convierten en inspiración diaria,  para construir y crear un mundo mejor.

En esta conmemoración,  como un  homenaje a la mujer normalista, resaltamos la vida valiente y aguerrida de la  maestra Victoria Enríquez Guerrero, quien a partir del 1 de marzo del presente año, se ha retirado de la Institución. Vicky, como cariñosamente la llamamos,  siempre ha sido un ejemplo de la mujer  luchadora, de la docente abnegada y sobre todo de la madre cariñosa que con la fortaleza que caracteriza a la mujer nariñense,  ha salido adelante a pesar de las adversidades.

Victoria,  es  oriunda del Municipio de El Tambo. Recibió el título de licenciada en Lenguas Modernas en el año de 1975,  dedicando 30 años  a la docencia, actividad en la cual  demostró que ser maestra  es una hermosa  forma de vida, entregando todos sus saberes y experiencias a  la formación de las nuevas generaciones  normalistas.

La docente Victoria Enríquez, vinculada a la Escuela Normal Superior de Pasto desde 1983 es una persona que dejó una huella imborrable en la institución, no solo como profesional sino por su don de  gentes, una mujer que transmite alegría, buen ánimo y entusiasmo, lo que  le permitió  gozar de una gran acogida en cada uno de los círculos en los que se desenvuelve.

Uno de los mayores reconocimientos es su lucha sindical pues siempre abanderó las causas sociales con las que fue siempre consecuente, pues nunca se calló ante la injusticia y por ello siempre cuestionó con argumentos cada inequidad que puso en riesgo sus ideales.

La pérdida temprana de su hijo Ernesto fue para Vicky un golpe muy fuerte,  no obstante permeó su dolor y siguió adelante con esmerada vocación de maestra, profesión que la  lleva en la sangre. Victoria enfrentó además serios quebrantos de salud,   alejándola de su vida profesional, pero nunca afectaron su vida  de educadora, que sabe enseñar verdaderas lecciones de vida.

En este mes de marzo,  rendimos un homenaje a la mujer normalista, resaltando la vocación, carácter,  fortaleza y lucha por la vida,  demostrada por la compañera VICTORIA ENRIQUEZ GUERRERO.

GRACIAS VICKY POR CONTRIBUIR A FORMAR ESPIRITUS PARA LA BONDAD Y LA LUCHA POR LA VIDA, ENSEÑANADO EL CAMINO PARA UN MAÑANA MEJOR.