Por: Claudia Coral-Sistema Tecnológico

Mario Guerrero actualmente trabaja en la Universidad de Nariño en el departamento de lingüística e idiomas, como profesor de las licenciaturas que en este lugar se imparten, pero su carrera, a su corta edad, cuentan las hazañas de un estudiante, ex normalista, que ha tenido la posibilidad de trabajar en el exterior, especializarse y tener una vida profesional exitosa gracias al dominio de una segunda lengua y a su dedicación.

Mario comenzó en la Escuela Normal Superior de Pasto desde el primer grado de la básica Primaria, siendo siempre un estudiante destacado, en la parte académica, en donde siempre ocupo los primeros lugares. Pero siempre caracterizado por cuestionar algunas de las decisiones administrativas que no le parecían acertadas. Su afinidad por el inglés fue evidente desde sus primeros años en la academia, por influencia su padre, quien era docente de inglés, pero también como parte de sus motivaciones personales.

De esta manera Mario, cuando cursaba el grado decimo, de la básica secundaria,  no compartió la falta de preparación que hacia las pruebas de estado del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior  ICFES, lo que evidencio en una carta respetuosa, pero llena de argumentos para analizar, enviada a la administración de la Institución educativa, de ese entonces.

Esta carta fue apoyada por profesores y administrativos, pero también evidenciaría las características de liderazgo y empeño de Mario, lo que le haría merecedor para postularle en representación de la institución, para el programa Bachiller Rotario.

Esta iniciativa desarrollaba en el año 2002 su primera edición, con el fin de exaltar la excelencia académica y el liderazgo a nivel de las instituciones públicas y privadas de la ciudad de Pasto, con fines de ayuda humanitaria y de capacitación en liderazgo.

Aunque Mario no fue escogido como el ganador, la vinculación a esta iniciativa y su trabajo dentro de la misma le  abrirían la posibilidad de vinculación laboral, en el exterior, para reforzar su Ingles, años más adelante, gracias a la vinculación a gran parte de los proyectos de esta asociación… Una vez graduado y bajo su historial de excelencia académica y mérito al mejor examen ICFES de su generación, en la Escuela Normal Superior de Pasto,  comenzó su carrera universitaria en Idiomas en la Universidad de Nariño.

Mario también fue un estudiante destacado durante sus años de universidad, lo que le mereció la materialización de su práctica profesional en el centro de idiomas de su institución, que era uno de los premios a la excelencia académica, merito reservado solo a algunos estudiantes.  Al graduarse Mario Guerrero obtuvo tesis laureada y trabajo como docente un semestre en el centro de Idiomas de la su Universidad.

…Es aquí en donde una persona reconoce a Mario por su permanencia al Club Rotario y le presenta la oportunidad para empezar a trabajar como docente de segunda lengua en New York, Estados Unidos.

Desde el año 2008 Mario se vinculó al trabajo con población de refugiados e inmigrantes en la ciudad, en sitios como Queens, Brooklyn y Manhattan. Dos años después logro vincularse como estudiante de tiempo completo en la Maestría de Idiomas en una Universidad Jesuita, con una media beca, y con las dificultades que representaban ser el único latino en el curso.

Ahora, el reconoce que el primer año fue difícil, pero que gracias a su constancia en el segundo año, alcanzo lo que para él, es uno de los logros profesionales más grandes de su vida. Más adelante gracias a la necesidad de hacer una práctica y con su experiencia en el trabajo con  refugiados, logro vincularse con la Alcaldía de New York, trabajando en un programa parecido.

Contemporáneo a esta iniciativa logro vincularse a una  universidad como docente de idioma español, lo que se convirtió en uno de sus logros más significativos de su vida. Mas adelante la valiosa experiencia de trabajo, investigación y proposición de Mario se convirtió en material suficiente para hacer un artículo para Colombia sobre pedagógica.

Una vez termino el plazo de su visa, Mario regreso a Colombia, para vincularse a La Universidad de Nariño, como docente. Ahora, ha su regreso al país ya ha participado en la inclusión  de proyectos con la universidad de Quito, para incentivar a nuevos estudiantes, pues ayudar, se convierte en la materialización, de esa pedagogía amistosa que promulgaba su profesora de inglés  Rosario Muñoz; pues tal como lo establece Mario: “Un estudiante que no puede hablar inglés, sencillamente no tiene las mismas oportunidades que otros… pero si ellos no ven la importancia desde el colegio, será mucho más difícil que ellos tengan esa oportunidad. Y que los padres entiendan que es una inversión a largo plazo…”

Ahora Mario Guerrero piensa continuar en la academia y lograr algún día vincularse en un programa de doctorado, en bilingüismo o adquisición de segunda lengua, como dice el “en donde se abran las posibilidades”, en Estados Unidos, Europa o donde exista esa posibilidad, pues “yo soy la muestra de que si se puede, hay obstáculos, pero en realidad se puede lograr salir adelante, sin necesidad de tener dinero, solo con esfuerzo y ganas.”